Tráfico orgánico

El tráfico orgánico es el que atrae visitantes procedentes de un motor de búsqueda, como Google sin pagar por ello. Entonces, no incluye los anuncios de búsqueda pagada, pero eso no significa que el tráfico orgánico no se vea afectado por la búsqueda pagada o la publicidad gráfica, en general las personas confían en los motores de búsqueda.

Por lo tanto, la búsqueda pagada, la visualización o incluso las campañas fuera de línea pueden generar búsquedas, lo que puede aumentar el tráfico orgánico mientras se ejecutan esas campañas.

El tráfico orgánico también significa que el contenido que coloques en tu sitio web generará tráfico mañana, el próximo mes, el próximo año y probablemente incluso en varios años más. Por eso vale la pena el esfuerzo. Cuando se trata de obtener más tráfico orgánico, hay buenas ideas y otras que deben evitarse a toda costa. 

Crear contenido solo por tener volumen, porque has escuchado que publicar artículos regularmente es bueno para SEO, no es necesariamente cierto, de hecho, puede afectar la reputación de tu sitio. Recuerda que tu sitio web es una representación de tu negocio. En muchos casos, es la primera impresión que un cliente potencial puede tener sobre tu negocio. Por lo que las publicaciones de blog deben tener contenido de calidad, debes escribir el mejor contenido que puedas cada vez que publiques algo, el contenido de gran calidad se clasifica mejor, lo que a su vez genera más tráfico orgánico y, por ende, también es el tipo de contenido que la gente querrá compartir con otras personas. 

 

Así entonces, debes ser consistente en cuanto a la frecuencia con la que publicas, una vez a la semana como mínimo, la frecuencia ayuda, pero a veces es difícil encontrar contenido con mucha frecuencia, los motores de búsqueda y los usuarios benefician sitios que se actualizan a menudo. Actualizar tu sitio frecuentemente les dice a los usuarios que eres serio acerca de proporcionar un buen contenido, lo que hace que valga la pena que ellos inviertan su tiempo en leerte.

Siempre que me preguntan cada cuánto publicar en un blog o en redes sociales, les contesto con las siguientes interrogantes: ¿Cada cuánto tienes algo interesante que compartir?  Y ¿a qué volumen de publicaciones mensuales te puedes comprometer? 

 

Atendiendo a esa pregunta puedes fijar tu “cuota” de publicaciones mensuales, asegurándote que no publicarás contenido de relleno solo por cumplir, sino por aportar un valor real a tu audiencia. 

 

Y tú ¿Cada cuánto publicas?

Ricardo Valencia

 

Director de addereMX