Rebranding... la nueva imagen de tu empresa

Muchas empresas le tienen miedo al cambio, sobre todo si desde siempre han implementado la misma fórmula para hacer y vender sus productos o servicios, sin embargo, el cambio y la inversión en la imagen de cualquier empresa (ya sea nueva o no) es un elemento esencial que deberían hacer todas las organizaciones cada cierto tiempo que, idealmente, podría ser cada diez años, esto de acuerdo con el tiempo mínimo que se otorga un derecho de marca.

 

El rebranding (como se le conoce en el mundo del diseño al cambio de imagen) puede ser algo costoso, sin embargo, existen muchas firmas de diseño gráfico que están especializadas en este tipo de proyectos, los cuales, crean algo nuevo basándose del corazón ideológico, la historia, el producto o servicio y el target persona de tu empresa para renovarla sin perder su naturaleza, por ello, ponerse en manos de los expertos sería una inversión mínima comparada con las ganancias que atraería a tu empresa.

Lo principal que se modifica durante el rebranding se encuentra: el nombre (aunque solo recomendamos cambiarlo en casos extremos), logotipo, tipografías, diseño de interiores y exteriores o stands, mensaje publicitario (slogan), decoración, uniformes, material gráfico y de papelería corporativa, página web, redes sociales, vehículos, etc.

En este caso la pregunta es ¿cuándo debo de hacer un rebranding? El objetivo principal de este es cambiar el posicionamiento de la marca, es decir las percepciones que tienen tus clientes de ti, ya que tus valores, tu propuesta de valor o algunos de objetivos han cambiado o se han ajustado por el mismo dinamismo del mercado. Así mismo, puede ser para diferenciarte de la competencia y explotar tu propuesta de valor existente desde el branding.

 

Por otro lado, existen empresas que hacen un cambio de imagen para renovar a la anterior, alinear el concepto de diseño con las tendencias de imagen gráfica de moda. Mantener la relevancia es otra causa importante para mejorar la imagen, esto atraería a nuevos clientes, pero manteniendo a los de siempre.

 

Finalmente, lo extra normal serían una serie de causas extremas que llevarían a una empresa a hacer un cambio en su aspecto, como la bancarrota, alguna crisis mundial o un cambio radical en el mercado. Ejemplo de casos de éxito de un cambio de imagen se encuentran las empresas como: Apple, Coca- Cola, Starbucks, KFC, Animal Planet, Converse y Lego, por mencionar algunas.

 

Recuerda que el cambio de imagen corporativa no quiere decir que lo que ya tienes afianzado es disfuncional, sino que podría funcionar de una mejor manera, siempre y cuando le des una vista completamente diferente (pero acorde a tu giro comercial) para ganar una diferenciación relevante y creíble delante de tus competidores.

 

Ed Rodríguez

addereMX

 

+Soluciones Disruptivas.