El primer periódico del país.

A pesar del paso del tiempo, el periódico sigue siendo una de las principales fuentes de información para millones de personas, pues se logró convertir en una tradición popular a nivel mundial.

México no es la excepción, actualmente circulan miles de ejemplares al día ofreciendo información de interés social como política, negocios, cultura y entretenimiento. Además, la gran mayoría ha logrado brincar la barrera de esta nueva era digital, adaptando su contenido a las redes sociales e internet.

 

Pero, ¿Cuáles fueron los inicios del periodismo impreso en nuestro país? Si nos remontamos a la época colonial, durante los años de la Nueva España, recordaremos que el periodismo nació gracias los “Pregoneros”, personas que gritaban en plazas públicas o sitios muy concurridos, donde anunciaban las noticias más relevantes del día.

Años más tarde, con la llegada de la imprenta a México en 1539, se instalaron diversos talleres de impresión que dieron pauta a las primeras circulaciones de volantes con noticias de carácter científico e histórico, siendo el más reconocido “Mercurio Volante”.

Gracias a esto, aparecen las “gacetas” cuyas publicaciones eran de información religiosa, comercial, social y económica. En 1722, se funda “La Gaceta de México y Noticias de Nueva España”, una herramienta muy práctica para saber sobre los acontecimientos en España, así como sus nuevos decretos que aplicarían en todos sus reinos.

Pero no fue hasta el 1ero de octubre de 1805, que Carlos María de Bustamante y Jacobo Villarutia le dieron vida a “El Diario de México”, el primer periódico cotidiano de nuestro país. Con tan solo 4 páginas, fue un espacio público para la discusión. Los lectores disfrutaban de debates escritos, reflexiones y de compartir su propia opinión gracias al buzón de colaboraciones que tenían en sus oficinas.

Durante casi 12 años, tocó temas sociales y económicos de manera más popular, marcando una separación entre el virreinato y los ciudadanos.