¿Cómo escoger los colores para la oficina?

El color está por todas partes y este nos estimula o nos apaga e inclusive, para los emprendedores, podría afectar o favorecer nuestras decisiones al momento de seguir desarrollando nuestro negocio según la cantidad a la que estemos expuestos día a día, es por ello que el espacio laboral es un lugar al que le debemos de tener especial cuidado en cuanto a tonos cromáticos se refiere.

 

Las tonalidades y texturas que utilicemos en nuestro ambiente laboral serán enormemente proporcionales al estado de ánimo con el que se desarrollen durante el día nuestros colaboradores y clientes (en caso de que te visiten), es por ello que te enlisto una serie de recomendaciones para que tomes en cuenta a la hora de realizar y/o adquirir los acabados de este espacio:

 

Primero que nada debes de tener en cuenta que los colores corporativos no son la mejor opción para plasmar en las paredes de tu edifico, ya que estos mayormente están considerados para folletería y otras aplicaciones que capten la atención de tus clientes, por lo que suelen ser de tonos muy vibrantes que a la larga causarán un efecto negativo en las personas.

 

Los tonos neutros siempre son una buena opción para la mayor parte de las paredes, sin embargo recuerda dejar una para pintar con un tono vibrante o inclusive esto se puede apreciar en un acento de color a tus muebles, cuadros en las paredes y otros complementos de la oficina. El blanco, el gris y el beige en tonos claros son una buena opción para considerar, pero recuerda, así como no son perturbadores, tampoco estimularían la creatividad de tus colegas.

Las tonalidades pasteles hacer ver un ambiente más humano y cálido, por lo cual podrían ser una buena opción para las salas de juntas o reuniones, en especial el color amarillo.

Los tonos terrosos como el marrón y el naranja, son ideales para contrastar el estrés y mejorar el optimismo, por lo que se recomiendan para un espacio donde la comunicación es fluida e informal, así que ¿qué te parece utilizarlos en salas de espera o zonas de descanso?

 

El rojo, por otro lado, es un color que podría llegar a ser traicionero, ya que así como puede estimular y ser un antídoto contra el temor y la timidez y ayudarnos a tratar temas importantes; también nos puede generar estrés y sensación de querernos ir del lugar lo más pronto posible, es por ello que se recomienda utilizarlo en menores cantidades y es ideal para complementos como sillas, lámparas o cojines, especialmente en sus tonos mate y vino.

 

Por otro lado, existen los colores fríos, como el azul, ideal para hospitales y salas de espera para calmar el estado de ánimo de los ocupantes, así mismo se recomienda para activar la creatividad individual, como es el caso de un escritor por ejemplo. Este tampoco se debe de usar en grandes cantidades ni en tonos muy estridentes, ya que podría producir el efecto contrario en las personas calmadas.

 

¿Trabajas en un espacio creativo, tal vez una agencia de publicidad o diseño quizá? El verde es el color que necesitas para tu empresa, ya que favorece la concentración, el ingenio y la creatividad. Recuerda usar un color esmeralda mate o tonos pastel como el verde manzana, evita el tono neón para no producir trastornos oculares en tus visitantes.

 

Ahora que ya sabes un poco acerca de la cromoterapia, aplícala junto a tus dotes de diseñador de interiores (o asesórate con un profesional) para crear el espacio laboral ideal para que tus colaboradores, clientes y tú puedan convivir en un espacio armónico y que represente a tu negocio.

 

Ed Rodríguez
Diseñador Gráfico
addereMX + Soluciones Disruptivas