¿Cómo hacer Benchmarketing?

En estos tiempos, las empresas encuentran mayores dificultades para posicionarse en el mercado ya que todos los días, emergen nuevas marcas y productos, dificultando aún más la decisión de compra de los miles de consumidores que están ante estas propuestas. Ya no basta con cambiar el empaque, sacar nuevos sabores o ampliar una línea de productos.

 

Las empresas deben aplicar herramientas que les permitan evaluar sus procesos para atacar las debilidades y mejorar su servicio. El Benchmarketing es un proceso sistemático y continuo que funciona como una técnica de referencia, es decir, se toman las mejores estrategias de una empresa o marca similar para adaptarlas a la propia, incluyendo mejoras.

 

Antes de aplicarlo, es necesario realizar un análisis previo y responder las siguientes preguntas:

¿Qué objetivos me gustaría alcanzar?

¿Qué es lo que no funciona en mi empresa?

¿En qué estoy por detrás de mis competidores?

 

Este proceso nos ayudara a establecer un plan más claro y objetivo, para después seleccionar el tipo de benchmarketing que queremos aplicar en nuestro negocio.

 

Competitivo: El benchmarking competitivo busca medir los productos, servicios, procesos y funciones de los principales competidores para realizar una comparación con nuestra empresa  y poder detectar y llevar a cabo mejoras que superen a las de nuestros competidores. 

Interno: El benchmarking interno se lleva a cabo dentro de la misma empresa. Se suele llevar a cabo en empresas grandes que cuentan con diferentes departamentos o también con grupos empresariales que están formados por varias empresas. En el proceso se identifica un departamento o área que sea un ejemplo a seguir por sus buenos resultados para poder llevar a cabo un benchmark con los demás departamentos internos de la compañía.

Funcional: El benchmarking funcional identifica las mejores prácticas de una empresa que sea excelente en el área que se quiere mejorar. No es necesario que esta empresa sea competidora o incluso que pertenezca al mismo sector.

 

Después de obtener los datos, es vital analizarlos e interpretarlos para comunicar las oportunidades en todas las áreas. Para presentar el informe final, te recomendamos lo siguiente:

Elabora un resumen ejecutivo con la información más destacada que incluya a los competidores analizados, el estado actual de la empresa, los aspectos que se analizaron así como las oportunidades que se esperan capitalizar para la compañía.

 

Indica las buenas prácticas que se pueden llevar a cabo considerando la infraestructura y recursos con los que cuenta tu empresa. Ser realistas en este punto es crucial para el éxito.

 

Establece un plan de acción en el que se defina el impacto que tendrá cada una de las acciones, así como el conocer cómo se van a llevar a realizar, en que tiempo y forma.