American Horror Story, más que un teaser.

Desde el año 2011 hemos tenido una dosis de terror a cargo de los creadores de Glee, Ryan Murphy y Brad Falchuk, con la serie antológica nombrada American Horror Story, la cual, año con año nos muestra una temática diferente reuniendo a los mismos actores, pero con personalidades diferentes e incluso monstruosas e intrigantes.

 

Las historias atrayentes, los personajes misteriosos, los actores talentosos e incluso las personalidades de la vida real que envuelven toda esta saga no son las principales cosas por las que vemos temporada tras temporada, sino que los teasers que revelan la trama, en un tono misterioso y confuso, son los que realmente nos llaman la atención y es por ello que desde un principio tuvo una gran aceptación en el público.

Desde que deciden lanzar el primer adelanto de cada temporada, todos los fanáticos alucinamos con lo que vendrá. Estómagos desnudos, monjas haciendo cosas indebidas, brujas colgadas, hombres y mujeres con deformidades, el interior de un hotel con personajes extravagantes, escenas de misterio y falsas, un culto de payasos y un mundo post-apocalíptico y radioactivo, han sido de las principales cosas que nos han mostrado a lo largo de estos ocho años, sin embargo, nada se compara con la decepcionante (o no) trama que nos encontramos a lo largo de cada temporada.

Además de los videos, los encargados de darle vida a la publicidad de esta serie antológica, han sabido aprovechar las redes sociales para mostrarnos posters animados como los de Coven, los de tipo interacción en Facebook y los snaps de Roanoke o los videos confusos de menos de un minuto y cuadrados que revelaron en Instagram para la actual temporada, Apocalypse; lo cual nos catapulta a las generaciones actuales que estamos al borde de nuestras redes sociales para saber en qué momento sacarán un dato más acerca de la nueva entrega.

 

Al parecer, su fórmula siempre ha sido la misma (con excepción de la temporada seis que todo lo mantuvieron en el misterio hasta el último momento). Canciones pegadizas, un aura de misterio, el nombre de la temporada (exceptuando la primera y la sexta) y las ligas a sus redes sociales, han sido lo que nos ha llevado a preguntarnos ¿y esta vez de qué va a tratar? Estrategia que hasta ahora les ha funcionado de maravilla, el problema viene cuando pasamos del tercer capítulo y descubrimos que es lo mismo de siempre o que nos termina decepcionando por una u otra razón.